Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

César Dezfuli y cambiar el mundo con una fotografía

Muchos de los que empezamos a estudiar periodismo, lo hacemos por unos valores, un código ético. Nos atrae la idea de ayudar a mitigar la injusticia social combatiéndola con la información, la divulgación, la exposición al público de lo que ocurre en este planeta. Guerras, persecución, calentamiento global, corrupción política o corporativa… Queremos cambiar el mundo con la palabra, con la voz, con una foto; pero evidentemente no es fácil.

Hace más o menos una semana, el fotoperiodista español César Dezfuli ganaba el premio Taylor Wessing otorgado por la National Portrait Gallery, en Londres. Su retrato, el de un migrante rescatado en aguas del mar Mediterráneo, cerca de la costa libanesa, muestra una vez más el rostro de la mayor crisis de derechos humanos de este siglo XXI.

Desde el encuadre de Dezfuli, con el fondo azul del cielo y el mar, “Inmigrante Rescatado” nos introduce en la historia personal de Amadou Sumaila, un inmigrante maliense de 16 años que en 2016 decidió apostarlo todo para llegar a Europa. Fue rescatado en aguas internacionales por una patrulla de una ONG, que lo dejó en Italia donde aun permanece a día de hoy.

César Dezfuli ganador del Premio Taylor Wessing

La recepción del premio y la manera en que la historia de Amadou ha resonado en la prensa, ha dado quizás más volumen a la petición que Dezfuli presentó ante el Parlamento Europeo denunciando la violación de derechos humanos contra inmigrantes y refugiados en Libia. Todo con una fotografía —o, en este caso, un trabajo documental de largo recorrido.

Es una postura absolutamente naif, surgida de la creencia en que el fotoperiodismo es un oficio que debería estar orientado a cambiar las cosas, a denunciar la injusticia, a mostrar al mundo con la potencia de una imagen cuándo el ser humano ha cruzado una línea que no debería poder cruzarse.

Quiero creer que es posible cambiar el mundo con una foto. Sé que se puede. Hace tres años tuve el placer de conversar durante una hora con el fotoperiodista estadounidense Brian Sokol, quien presentaba en Madrid un trabajo realizado para el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados —ACNUR, en siglas en castellano— en el que retrataba a personas que habían sido forzadas a huir de sus países a causa de la guerra, la represión o la persecución por creer en el dios equivocado o amar a la persona incorrecta. En esa conversación me contó que gracias a una foto realizada durante el proyecto, se pudo abrir un nuevo hospital de campaña en el que atender a las personas que escapan de la República Centroafricana a la República Democrática del Congo.

Sin duda es algo pequeño, local, probablemente sólo un parche temporal a una situación que no parece terminar nunca. ¿Es posible cambiar el mundo con una fotografía? Creo que es posible prender la chispa del cambio gracias a una fotografía, y eso, con la ayuda adecuada, puede cambiar el mundo.

Compartimos con vosotros el resto de retratos ganadores del Premio Taylor Wessing.

© Abbie Trayler-Smith

© Maija Tammi

Last modified: 30 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies