Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Deambular con los ojos abiertos… Y estar ahí

Por: | De autor, Fotografía, Portada

Hace escasas dos semanas se presentó “50 fotografías con historia”. Quien haya seguido este blog con asiduidad durante los últimos meses ya estará al tanto, aunque siempre queda algún rezagado de última hora que tarda más en unirse a la fiesta, por lo que hacía falta recordarlo. Este será el primero de una serie de artículos que buscarán ampliar las páginas del libro, aportando —si se pudiese— un ángulo diferente para acercarse a la misma realidad. 

Empezando la casa por los cimientos, como siempre corresponde, me gustaría tratar en este artículo de hoy algo que se menciona en la introducción del libro y a cuya pregunta intentaremos responder en estas líneas: ¿Qué ha de saber un fotógrafo para ejercer un oficio que parece que realiza el primero que pasa?

Felix Fuentes, autor de esta brillante introducción, lanza al aire una pregunta que llevo yo haciéndome desde que decidí que quería ganarme la vida como reportero gráfico. Espero que podáis concederme una licencia, en esta ocasión, para llevarme el tema a lo personal y hablar desde mi propia experiencia, que sin ser muy amplia o completa, es de las pocas cosas sobre las que cualquier persona puede hablar con cierta autoridad.

Comenzar en un oficio como el del fotógrafo es una tarea ardua que requiere de quien desea llevarla a cabo una altísima dosis de paciencia y de tolerancia al fracaso, porque lo normal cuando se empieza es que te encuentres con muchas puertas que se cierran dándote en la nariz o que ya están cerradas antes incluso de que puedas llamar a ellas.

A mi parecer, y esto es algo que se aprende a base de estrellarte contra el suelo una y otra vez, es importante reconocer la línea de meta, pero igualmente importante es saber que donde de verdad se fragua todo es en el viaje. En esto tiene razón Fuentes cuando habla de la capacidad para “cachivachear”, aunque yo lo llamo de otra manera. Para mi no es sino el mero interés por las cosas, el hambre de querer aprender de aquí y de allá, robando —o tomando prestados— pequeños pedazos de un conocimiento más amplio que nos dota de habilidades que más tarde se convertirán en un pilar base de nuestro quehacer. Es durante el viaje que aprendemos todas esas pequeñas cosas.

Lo segundo que necesita un fotógrafo es estar ahí, estar cuando ocurren las cosas. Muchas veces estas se desencadenan cuando no les prestas atención y, sin haberlo buscado, delante de ti se despliega una foto fantástica; aunque en la mayor parte de los casos es necesario un trabajo de preproducción que casi nunca se aprecia porque no trasciende al gran público.

Hay una anécdota sobre Inge Morath, fotógrafa de Magnum, de cuando realizó su famosa fotografía de “Una llama en Times Square” en 1957. Se puede pensar que un estilo tan fresco fue producto de la buena suerte, el resultado de saber captar el momento decisivo. Sin embargo, unas hojas de contactos pertenecientes a un fotógrafo desconocido revelarían instantáneas de Morath trabajando con la llama Linda meses antes de aquel encargo para la revista LIFE.

Esta es, a mi parecer, la prueba de que no basta con deambular con los ojos bien abiertos, sino que también es necesario ese trabajo de trastienda, que raras veces se ve, y que recoge Félix Fuentes en una frase de su prólogo con la quiero finalizar este artículo:

“Y en este deambular con los ojos bien abiertos mientras el mundo va sucediendo, el fotógrafo va acumulando también su propio anecdotario, esa parte que suele omitirse en los libros de fotografía y que a nosotros nos ha dado por amasar en este […] Y el interés que tiene para el lector […] es que por sus rendijas podemos atisbar la trastienda de su oficio”.

Last modified: 8 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies