Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Francisco Boix, nazis barbarie

Francisco Boix, el fotógrafo que robó a los nazis las pruebas de su barbarie

Por: | De autor

Vivir una guerra debe ser, con total seguridad, una de las vivencias más intensas, horribles y difíciles a las que se pueda enfrentar una persona.  Hay países cuya historia encadena conflictos bélicos de manera dramática y sistemática. Otros países han sido motor de algunas de las peores guerras cuyo objetivo, casi siempre, ha respondido a intereses económicos, estratégicos o comerciales. España es un país que ha escrito con sangre muchos de los capítulos de su historia, pero sin duda, el que más nos afecta, por cercanía cronológica, es el que enfrentó a vecinas, amigos y familias en lo que se vino a llamar una “guerra civil”, como si tal cosa existiera, pero no sería justo olvidarnos de aquellos españoles que, de una manera u otra, participaron en la Segunda Guerra Mundial.

Corrían los años 40, Europa se estremecía con las bombas y la amenaza nazi sobrevolaba prácticamente todos los rincones del viejo continente. Poco antes en España, otra guerra achuchó a muchos a salir del país y se refugiaban en Francia, este fue el caso de nuestro protagonista de hoy, a, un fotógrafo de guerra y militante antifascista que en 1940, con tan solo 20 años, fue capturado por el ejército alemán durante la ocupación de París.

Un año más tarde fue enviado al Campo de concentración de Mauthausen-Gusen, allí vio morir a un gran número de compatriotas, se estima que murieron más de 4.500 de los 7.000 españoles que estaban allí internados. Cuando el III Reig se enteró de que Boix era fotógrafo lo pusieron a trabajar en el laboratorio fotográfico que la dirección del campo destinaba principalmente a usos policiales.

Francisco Boix, antifascistas saludan a las fuerzas

El laboratorio formaba parte del departamento de identificación del campo, en el había un archivo con más de 60.000 fotografías realizadas por las SS, Boix era consciente tanto del momento histórico que estaba viviendo, como de la importancia que esas fotografías tenían y que podrían servir como testimonio para denunciar lo que estaba pasando tras los muros de los campos de concentración, así que decidió esconder alguna de esas fotografías.Hasta 1945 consiguió ocultar cerca de 20.000 fotografías que mostraban aspectos del día a día del campo y de las prácticas de tortura y asesinato a manos de los militares alemanes. Alguna de esas fotografías fueron publicadas por la prensa francesa en 1945 y otras sirvieron como pruebas en el proceso de Núremberg en el que el propio Boix testificó como testigo, las fotos robadas a los nazis sirvieron para desmontar la estrategia de los abogados nazis.

Foto de inicio: Un grupo de presos arrastra una vagoneta en la cantera de Mauthausen. / Foto del legado de Francisco Boix.

Fuentes:

El País

Wikipedia

Last modified: 6 julio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies