Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Star Wars y la iconografía en busca de la venta de productos publicitarios

No pueden evitarlo, es superior a sus fuerzas. No podían enviarlo antes y no pueden ahora tampoco. La saga de ciencia ficción cinematográfica más famosa de todos los tiempos es un caramelo al que los directores de marketing y creadores de merchandising no pueden resistirse, pero esa no es la única lacra que arrastra. La nueva entrega de Star Wars trae con ella el juguete estrella de estas navidades.

Esta semana se estrenó mundialmente el último tráiler de la nueva entrega de la saga Star Wars: “Los últimos Jedi”. Emocionante, sin duda. Hace tiempo que dejé de juzgar tan estrictamente a la que para mi es la mejor saga de ciencia ficción y aventuras del cine. Y sin embargo tiene algo, en fenómeno inherente a la naturaleza de su propio universo, que no puede no criticarse.

Una de esas cosas es la necesidad de crear al personaje cómico. En la saga original se trataba de C-3PO, el androide de protocolo que acompañó a Luke Skywalker desde la primera cinta y que, muchos años después, descubriríamos que había sido fabricado por su padre, Anakin. ¿Qué probabilidades había? El personaje fue duramente criticado desde el principio de la saga, siendo calificado de irritable y excesivamente cargante. Su tono de voz y constantes quejas no le granjearon muchos amigos.

Después vendría Jar Jar Binks, adorado por algunos y detestado por muchos. Su lenguaje ridículamente enrevesado, sus grandes orejas y sus andares de pato mareado ofrecieron el recurso cómico en La Amenaza Fantasma. Quizás excesivamente cómico, ya que en las dos cintas posteriores su presencia quedó relegada a un discreto segundo plano. Probablemente Jar Jar fue el personaje más criticado de Star Wars, incluso más que el androide dorado. Sin embargo a mi ya no me parece tan malo.

El nuevo trailer de “Los últimos Jedi” revela una nueva criatura que hará las delicias de la parte cómica y del merchandising de estas navidades: Los porgs, unos adorables pajarillos redonditos y de ojos saltones. Parece ser que uno de ellos acompañará a parte de los protagonistas durante la cinta.

Personalmente, me parece un desacierto esa necesidad que tiene Disney de crear este tipo de personajes superfluos, que no aportan nada a la película más que un “¡Oh, qué mono!”, y que infantilizan irremediablemente el film. Siempre se criticó que Lucas Film (productora de las seis primeras cintas) hiciera las películas sólo para lucrarse a posteriori con los juguetes y los videojuegos. La adquisición de esta última por parte de Disney no ha hecho sino agravar esta tendencia. Nos quejábamos de Jar Jar por lo absurdo del personaje, pero ahora nos regalan a uno que no tiene pinta de poder ser más relevante. ¡Ay Jar Jar Binks, tusa ya no parece tan malo ahora!

Last modified: 6 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies