Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

“La gentrificación se ha convertido en una soga alrededor del cuello de Londres”

Nacida en las islas Bermudas en 1986, Nicola Muirhead es lo que se suele llamar una fotoperiodista vocacional. A sus 31 años, Nicola ha vivido el ocaso de la era dorada de la profesión y los inicios de una nueva etapa, marcada por la precariedad, los salarios bajos y una industria mediática con cada vez menos interés en la publicación de historias con peso y trasfondo. Graduada en Relaciones Internacionales por el Warren Wilson College de Carolina del Norte, con ella hablo de las consecuencias de la gentrificación para los inquilinos de viviendas sociales en barrios de moda.

Nicola Muirhead

De Nicola solo logro reconocer su voz. Aunque no soy capaz de distinguir si está muy cambiada, pues a más de 1.700 kilómetros de distancia sólo nos queda tirar de tecnología y hablar por videollamada, su voz desde luego no ha variado un ápice. La última vez que nos vimos fue en una galería de arte del centro de Londres, a tiro de piedra del icónico Tower Bridge, hace ya casi un año; aunque cuando nos conocimos en 2015 ella ya era una fotógrafa de evidente talento.

Con In Butal Presence, su trabajo más reciente y que aun continúa desarrollando, ofrece una mirada a las vidas de los inquilinos de la Trellick Tower de Londres, un edificio de estilo brutalista destinado a viviendas sociales ubicado en los lindes del famoso barrio de Notting Hill. Es, en sus propias palabras, “una invitación al foráneo para escuchar las historias de los inquilinos de este vecindario”.

Hiciste tu especialización en fotografía documental por la University of the Arts London. Aunque venías de trabajar como fotoperiodista de plantilla, ¿Cuál fue tu experiencia al entrar en el mundo del documentalista freelance?

Creo que mi experiencia fue muy parecida a la del resto de compañeros que cursábamos el máster. Acudimos allí esperando especializarnos para, al salir, conseguir unos trabajamos que probablemente nunca existieron. La actual de la industria es la que es, y para los nuevos siempre es infinitamente más complicada. Al final la clave es buscarte la vida lo mejor posible y ser capaz al mismo tiempo de financiar tus proyectos más personales.

La época dorada del fotoperiodismo terminó hace tiempo y a nosotros nos toca adaptarnos a esta transición. Hacemos lo que hacemos porque nos apasionan las historias que contamos y la manera en que las contamos; y mientras podamos apoyar este estilo de vida, que amamos, de cualquier modo posible sin traicionar nuestros principios morales, puedo vivir con ello. Me costó mucho, pero he llegado a hacer las paces con esta realidad.

Trellick Tower, Royal Borough of Kensington and Chelsea (Londres). | © Nicola Muirhead

Para ti hacer esa transición sería más complicado que para el resto, aunque sólo fuera porque tú ya tenías una trayectoria profesional en las Bermudas.

Es posible. Es cierto que yo tenía una posición que es difícil de encontrar a día de hoy: Un puesto fijo, seguro médico, un buen salario… Pero por otro lado llegué a un punto en que no podía progresar más. Se trataba de un diario local y, aunque las historias que hacía para ellos me interesaban, quería hacer algo más. Fue una decisión complicada, dejarlo todo y venir a Londres, pero no me arrepiento de haberla tomado.

En “In Brutal Presence” te metes de lleno en los hogares de las personas que retratas. ¿Cómo es esa aproximación, siendo una extraña que llega con una cámara en la mano?

Siempre es difícil. La ética es algo con lo que siempre deberían desafiarnos. Quiero decir, ¿quiénes somos nosotros para, como forasteros, pedir a la gente que nos dejen entrar en sus vidas así como así? Tuve que lidiar con este conflicto interno casi a diario cuando empecé a trabajar con los vecinos de Trellick.

Sue, 33 años como residente, piso 18. | © Nicola Muirhead

A la larga, acabas desarrollando de manera orgánica una amistad con los protagonistas de tus historias. Me llevo bien con muchos de los vecinos, aunque no todos quieren formar parte del proyecto; pero creo que la comunidad ha llegado a adoptarme de manera simbólica y eso hace que sienta mucha menos ansiedad sobre lo que estoy haciendo, comparado con los inicios de la historia.

Supongo que es parte del proceso, tienes que guiarte un poco por tus instintos y confiar en que estás haciendo lo correcto, pero la honestidad es un requisito indispensable en esta profesión.

¿Cuál fue tu motivación al principio para comenzar este proyecto?

Eddie, 33 años como residente, piso 21. | © Nicola Muirhead

Para ser sincera, me alucinó el aspecto del edificio desde el primer momento. Ante mi tenía a aquel monstruo de hormigón en mitad de Notting Hill y sentí curiosidad. ¿Qué hacía aquí este edificio? Quería conocer la historia que había detrás, pero no quería hablar de arquitectura, así que me enfoqué en la diversidad cultural de la comunidad que vivía dentro de Trellick. En su momento se me antojó como un microcosmos del propio Londres y ese fue el pistoletazo de salida.

Pero conforme avanzaba el año, fui conociendo más cosas sobre el concepto de la vivienda social, lo que ello representaba, y en qué medida ayudaba a traer diversidad a distintos barrios y comunidades de la ciudad. A partir de entonces me encontré investigando sobre la gentrificación, que se ha convertido en una soga alrededor del cuello de Londres; y sobre cómo una comunidad como la de Trellick Tower había logrado sobrevivir a este fenómeno en un barrio tan cotizado como Notting Hill.

Son estas comunidades las que hacen de Londres una ciudad multicultural, y por desgracia es algo que no se está valorando como se debería.

Trellick Tower es una de las torres de estilo brutalista que se construyeron en el distrito de Kensington entre las décadas de 1960 y 1970. Grenfell Tower fue otra de esas torres. Tras el incendio de esta última el pasado mes de junio, ¿cómo se ha visto influido el enfoque de tu trabajo?

Evidentemente ha tenido un impacto y de hecho sigue teniéndolo, ya que el incendio se produjo hace sólo dos meses. De qué manera ha influido es algo que probablemente percibo más a un nivel personal, pues el incidente renovó mi determinación de que ahora es más necesario que nunca documentar las vidas y pensamientos de estas personas.

Shan, 20 años como residente, piso 15. | © Nicola Muirhead

Tengo la esperanza de que, a raíz del incendio, “In Brutal Presence” se expandirá más allá de Trellick para tratar el resto de comunidades que rodean estos bloques de viviendas, pues no es solo el edificio en sí. Los inquilinos tienen hijos que estudian en las escuelas locales, son hombre y mujeres que compran el pan en la tienda de la esquina, o que rezan en las iglesias, templos y mezquitas del barrio. De manera que no es solo Trellick o Grenfell, es toda la red vital que las comunidades han construidos a su alrededor.

El enfoque artístico es bastante llamativo, aunque es una tendencia que está ganando adeptos en los últimos años. Te decidiste por el uso de película fotográfica para este trabajo ¿verdad?

Sí, usé película de medio formato disparada desde dos cuerpos: Una Rolleiflex de 6×6 y una Mamiya de 6×7. Trabajar con film de medio formato me dio la oportunidad de volver el proceso más lento y trabajar con más tranquilidad e interactuar en mayor medida con la persona que estoy retratando. Me gusta no tener que estar pendiente de la pantalla para comprobar la última captura, simplemente sigues disparando hasta acabar el carrete; aunque por otro lado te acojonas porque no sabes lo que tienes hasta que has revelado el carrete días después.

Molly, 19 años como residente, piso 15. | © Nicola Muirhead

¿Cuál es el objetivo que esperas conseguir con “In Brutal Presence”?

Mi único objetivo es que los vecinos de Trellick encuentren un foro público en el que hablar. Yo hago las fotografías pero las palabras son suyas; y espero que quienes vean estas fotografías y lean los testimonios que van unidos a ellas puedan empatizar con estas personas.

¿Qué es lo próximo en tu agenda?

Bueno, he empezado con una idea en Estados Unidos, pero de momento está en fase embrionaria. Por el momento me centro en el proyecto sobre Trellick y en como expandirlo para hacerlo lo más completo posible.

Last modified: 7 septiembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies