Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Vandscene. Marie Høeg og Bolette Berg i båten

Marie Høeg, Bolette Berg y el humor reivindicativo del siglo XX

Por: | De autor

De vez en cuando caen en mis manos noticias que, para mí, son maravillosas. Esta es una de ellas, cuenta la historia de dos fotógrafas que a principios de siglo pasado decidieron desafiar el dominio masculino impuesto y utilizaron la fotografía como medio de expresión y de acción. En un momento en el que el humor y la libertad de expresión están siendo atacados, no está de más recordar lo que hacían algunas mujeres pioneras entre 1985 y 1903.

Marie Høeg y Bolette Berg fueron dos fotógrafas que trabajaron juntas en un estudio comercial en la ciudad noruega de Horten entre 1985 y 1903. Høeg era una sufragista activista que utilizaba el estudio, además de para lo que había sido diseñado, como un lugar de reunión para los compañeras activistas y mujeres interesadas en el movimiento del sufragio (en Noruega las mujeres conquistaron el derecho de voto en 1915).

Pasaron los años y la lucha sufragista en Noruega dio paso a otros movientos sociales encaminados a la lucha para conseguir más derechos sociales para las mujeres. En el resto de Europa estos movimientos fueron dando la razón a las mujeres en distintas épocas, en España hubo que esperar hasta 1931 para reconocer el derecho a voto de las mujeres. Por suerte Høeg fue testigo de varias de estas conquistas y falleció en 1949.

El trabajo más interesante de estas dos fotógrafas pasó desapercibido, estuvo oculto sin ver la luz hasta la década de 1980. Alguien descubrió, en una granja en la que las fotógrafas vivieron en una ocasión, una caja con los negativos en la placa de cristal de los socios, la caja estaba marcada con un letrero que ponía “privados”.

Ahora, en la colección del Museo Preus , las fotos ofrecen una visión notable de los experimentos privados de las fotógrafas para hablar de la su perspectiva de género. En las imágenes se ve en numerosas ocasiones a Høeg, de pelo corto, vistiendo numerosos trajes masculinos, posando en cuadros alternativamente serios y juguetones, unidos ocasionalmente por Berg y su perro Tuss.

El desafiante y valiente espíritu sufragista de Høeg se hace evidente a través de sus fotografías, disfrazarse de hombre mientras reivindica los derechos de las mujeres es, bajo mi punto de vista, una elegante manera de reírse de quienes se piensan con más derechos solo por haber nacido hombre.

Fuentes:

Mashable

Last modified: 6 julio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies