Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

TIME, más de 90 años de color rojo (I)

Este artículo, el primero de una serie de tres, realiza un repaso a la historia de una de las revistas gráficas más influyentes del mundo, cuya innovación y enfoque creó un sello reconocido mundialmente en la actualidad: El marco de color rojo.

¿Qué sabemos del color rojo? El color rojo es un color con fuerza, con carácter. Es, en definitiva, un color poderoso. Tiene alma, energía y espíritu propios. Sabemos que fluye por nuestras venas; que es el color del Sol Naciente y el rojo de un Ferrari. Incluso el teléfono más famoso de la historia, el que unía ambos lados del Telón de Acero, era, según Stanley Kubrick, de color rojo. Es el rojo de la suerte en la ruleta; el color en una baraja de póker; y fue la provocación cuando los Rolling Stones le sacaron la lengua al mundo por primera vez.

Pero en el mundo de las revistas ilustradas, es algo mucho más emblemático. Es el rojo de la revista TIME.

La presencia del rojo en TIME ha sido una constante inalterable desde que saliera en enero de 1927 la primera portada con el emblemático marco. Se trata de un color que ha ido siempre de la mano con la gran cabecera de TIME. Incluso en aquella ocasión, en septiembre de 2001, cuando el marco cambió su emblemático color rojo por un oscuro color negro, incluso ese día, TIME siguió siendo rojo.

Asimismo, el rojo de TIME ayudó a consolidar en nuestra memoria colectiva los retratos de las figuras más importantes de la historia reciente. Enmarcados en el elegante marco de TIME, como si los diseñadores hubiesen creado una conveniente alfombra roja para la ocasión, rostros influyentes del momento copaban sus portadas semana tras semana. Tanto es así, que la escuela de portadas creada por TIME dio a luz a algunos de los reconocimientos más importantes y conocidos del mundo: Man of the Half-CenturyMan of the Century, y Man of the Year.

En esta serie de artículos descansa, aunque en versión resumida, el testimonio de uno de los relatos más apasionantes del mundo editorial y de la historia del periodismo. En estas líneas se da fe de la que probablemente sea una de las relaciones de pareja más exitosas de todos los tiempos: La del rojo y TIME.

UNA CASA SE EMPIEZA POR LOS CIMIENTOS

Podría decirse que TIME nació en 1918 en Camp Jackson, Carolina del Sur. Fue allí donde dos jóvenes llamados Henry Luce y Briton Hadden hablaron por primera vez de lo que llegaría a convertirse en TIME Magazine. Sin embargo, no fue hasta 1922 cuando ambos se mudaron a Nueva York para volcarse totalmente en su proyecto.

De inmediato, Hadden y Luce debieron ocuparse de definir tres cuestiones fundamentales para la revista, a la que por aquel entonces llamaban “FACTS”: Demostrar que había lugar para una nueva publicación semanal; definirla claramente y distinguirla de las ya existentes; conseguir el dinero para publicarla.

Finalmente, los documentos de constitución de la empresa fueron fechados el 28 de noviembre de 1922. Cien días después, TIME hizo su debut.

LA PRIMERA EDICIÓN

Por extraño que pueda parecer, TIME no ha sido siempre sinónimo del color rojo. El 3 de marzo de 1923, con una tirada de 9.000 ejemplares y a un precio de 15 centavos, “Time: The Weekly News-Magazine” hizo su gran entrada en el mercado estadounidense.

En portada, sin títulos y dibujado a carboncillo, se encontraba Joseph Gurney Cannon, un veterano senador de 86 años de Estados Unidos, que acababa de anunciar su retirada de la Cámara de Representantes después de un récord de 23 mandatos.

El artículo ocupó 50 líneas y se incluyó en la sección Asuntos Nacionales y era una de las 119 que TIME publicó en su primer número, impreso íntegramente en negro sobre blanco. Las otras se repartieron entre las 21 secciones restantes.

El primero y más destacado de los novedosos atributos que TIME introdujo en sus páginas era la organización de las noticias. Se dividieron las páginas en secciones y se seleccionaron las noticias en función del orden de importancia de cada una. A su vez, introdujo otras dos novedades: Contextualizaba las noticias, dando al lector una perspectiva más panorámica de las mismas; e incorporó el concepto de la descripción de los personajes, colocando a los protagonistas en el corazón de las noticias.

No contentos con eso, los padres de TIME no cejaron en su empeño de buscar fórmulas que diferenciasen a su criatura del resto de publicaciones.

A diferencia de lo que era habitual, el sumario de la revista no aparecía en las primeras páginas. TIME lo presentaba en las últimas y de una manera inusual: Valorando las noticias. En la página 27, un personaje imaginario, llamado el “Ciudadano Generoso”, destacaba unas informaciones consideradas positivas por la revista e indicaba al lector la página en la que podían encontrarse.

Por otro lado, en la página 28, otro personaje imaginario, que que recibió el nombre de “Patriota Vigilante”, destacaba con recelo unas informaciones con las que la revista no simpatizaba. De esta manera, además de ordenar las noticias, TIME dejaba claro su postura respecto a las informaciones que publicaba cada semana.

Last modified: 4 Agosto, 2017

Tengo algo que decir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies