Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Una década de cacería con The Witcher

El juego basado en las novelas del polaco Andrzej Sapkowski nos abrió las puertas a un mundo virtual lleno de vida y mitología eslava, pero también nos dejó uno de los mejores artes para videojuego que ha dado la última década. La próxima aventura correrá a cargo de Netflix.

En 2007 una desarrolladora polaca lanzó su primer videojuego al mercado. La compañía se llamaba CD Projekt RED STUDIO y el juego, The Witcher, se convirtió en uno de los más vendidos de aquel año, iniciando una saga que desde entonces ha ido superándose a si misma en cuanto a calidad visual y narrativa.

Todo un referente que este año cumple su primera década con tres entregas a sus espaldas. La trilogía, basada en la saga literaria del novelista polaco Andrzej Sapkowski, presenta a Geralt de Rivia, un brujo cazador de monstruos. La mitología clásica polaca jugó un papel clave en el desarrollo narrativo de la historia y, sobre todo, del arte conceptual y el diseño de los entornos 3D; un mundo abierto lleno de vida con el que poder interactuar en todo momento.

Para quienes hayan jugado al primer The Witcher, Juego de Tronos no les habrá escandalizado tanto; y es que el juego de CD Projekt nos presentaba un universo absolutamente visceral y descarnado, con pocos o ningún tabú y una historia absolutamente adulta. Este enfoque quedó perfectamente plasmado en el arte conceptual de la producción del estudio polaco, con ilustraciones que derrochaban erotismo y crueldad al mismo tiempo.

Los paisajes, abiertos e inmensos, tenían una clara influencia impresionista, llenos de color y de detalles, aunque guardando siempre ese aire siniestro y melancólico que Sapkowski supo plasmar en sus novelas. El uso de distintos estilos arquitectónicos en cada escenario ayudó a diferenciar bien las regiones dentro del juego, de manera que la sensación a nivel visual era la de estar visitando lugares con una cultura propia que había influido en el entorno.

De esta manera, existían regiones donde la alta tasa pobreza era un factor social determinante, por lo que los edificios estaban hechos de madera desvencijada, con una distribución y diseño propios de la Edad Media. Por otro lado, en regiones muy desarrolladas las estructuras estaban muy pulidas, con colores brillantes, y un estilo arquitectónico más propio del Renacimiento italiano; y en regiones fuertemente influenciadas por la monarquía y la religión, presentaban un estilo más gótico y oscuro.

Tras haber estrenado en 2015 la tercera entrega de la saga The Witcher, el próximo destino para el brujo Geralt de Rivia es la plataforma de vídeo bajo demanda Netflix, que ha anunciado estar trabajando en una adaptación televisiva de las aventuras del personaje creado por Sapkowski, aunque aún sin fecha de estreno.

Last modified: 31 julio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies