Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Abbas, el fotógrafo que escribía con luz

Recorrió el mundo con su cámara, fotografiando algunos de los principales conflictos y revoluciones de las últimas seis décadas. Irlanda del Norte, Vietnam, Oriente Medio, Chile, Cuba, o Sudáfrica durante el Apartheid fueron solo algunos de los destinos que el fotógrafo de la prestigiosa agencia Magnum Photo, Abbas Attar, recorrió a lo largo de su carrera. El pasado día 25 de abril falleció en París, donde vivía, a los 74 años, muy lejos de su Irán natal.

“Fue un pilar de Magnum, un padrino para toda una generación de fotoperiodistas más jóvenes. Un iraní trasplantado a París, un ciudadano del mundo que sin descanso documentó durante toda su vida; sus guerras, sus desastres, sus revoluciones y sus creencias. Con una pena inconmensurable, lo hemos perdido. Que los dioses y los ángeles de todas las religiones que tan apasionadamente fotografió estén ahí para él”. Con estas palabras ha dicho adiós y rendido tributo al fallecido fotógrafo, el presidente de Magnum, Thomas Dworzak, en la web de la agencia.

A. Abbas
Mali. 1994.
Bakodjikorone. Children imitating the photographer.

Abbas Attar dedicó toda su carrera a documentar la vida en países en conflicto, su política, su cultura, su religión; y solía hacer hincapié en el propio término, “conflicto”, pues le parecía que emplear la expresión “fotógrafo de guerra” podía dar lugar a engaño. “Muchos fotógrafos, cuando dicen que son fotógrafos de guerra, en realidad se están refiriendo a que son fotógrafos de batalla, porque muchos solo se concentran en la primera línea, en el bang bang. A mi me interesan más las consecuencias de la guerra”, decía el veterano fotoperiodista durante una entrevista concedida en 2009 a British Journal of Photography, un mantra que repetiría en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera.

Nacido en Irán en 1944, la ocupación de la embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979 le pilló en frío. “Yo había estado cubriendo los hechos relacionados con la revolución iraní durante casi dos años, pero esta vez no me precipité a ir a Teherán, ya que la anterior ocupación de la embajada, de la que había sido testigo, se había resuelto en unas horas —escribió en el libro “Magnum: Hojas de Contacto”. Sobre su cobertura de aquel episodio, llegó a decir que, lo que apareció ante sus ojos, “no fue un evento que pudiera estar a punto de cambiar la geopolítica mundial, sino más bien una fiesta al aire libre”, debido a la presencia de puestos de venta ambulante repartidos entre la multitud que se congregaba a las puertas de la embajada proclamando su odio a Estados Unidos.

A. Abbas
G.B. Norte de Irlanda. Belfast. A woman wounded by an IRA bomb explosion in the city centre, is given first aid.

Abbas se convirtió en miembro de Magnum Photo en 1985, y antes de eso había formado parte de las agencias Sipa y Gamma. En Irán, trabajó fotografiando la revolución desde 1978 hasta 1980, tras lo cual se exilió en el extranjero hasta 1997, cuando retornó a su país para terminar su trabajo que quedaría recogido en su libro “Iran Diary 1971-2002”, una suerte de diario que ofrecía su propia interpretación de la historia del país.

Fue su trabajo en Irán lo que despertó en él su interés por la religión, llegando a viajar a 29 países repartidos en cuatro continentes para realizar un cuerpo de trabajo sobre el Islam, el cual cobró especial protagonismo tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Tras terminar este proyecto, la pasión de Abbas por descubrir las distintas religiones a través del visor de su cámara lo llevaron a pasar el resto de sus años documentando las diferentes religiones mayoritarias, así como algunas más pequeñas.

A. Abbas
G.B. Norte de Irlanda. Belfast. A wall crumbles down after having been set on fire, presumably by the IRA.

Descrito por sí mismo como un fotoperiodista, al principio de su carrera, en sus últimos años reconoció que, aunque se servía de técnicas propias del fotoperiodismo, estaba trabajando en mayor profundidad y durante periodos de tiempo más largos, lo que le condujo a considerar el término “arte” como parte de su trabajo, admitiendo que no hacía historias sobre lo que estaba ocurriendo, sino sobre su manera de ver lo que estaba ocurriendo.

Su famosa frase, la cual queda para la posteridad al igual que su trabajo, “cuando digo fotógrafo me refiero a aquel que escribe con luz”, resumía de un modo poético el que fue su aproximación al oficio durante sus 74 años de vida: Ser un cronista, un historiador que, casualmente, tenía una cámara de fotos.

A. Abbas
Irán: QOM September 1979.
L’Ayatollah KHOMEINY, leader of the Revolution.

 

Last modified: 14 mayo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies