Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Abuelo arcoíris, el anciano que salvó su aldea con arte

Por: | Arte & Diseño

Para muchas personas la palabra hogar significa mucho más que una residencia. Se trata de un lugar propio, parte de la trayectoria vital de sus habitantes, un espacio íntimo en el que se sienten seguros para vivir en paz junto a los suyos. Por eso, si alguien amenaza con arrebatárselo harán cuanto sea necesario para defender ese pedazo de sus vidas hecho de ladrillos y cemento.

Huang Yung-fu, un anciano de Taiwán de 86 años, se vio en esa tesitura hace diez años, cuando el Gobierno de aquel país le comunicó que debía abandonar su casa porque iba a derribar su aldea para construir un complejo de apartamentos, ya que él era el único habitante de las casi 1.200 viviendas que la componían. La Administración taiwanesa le ofreció una compensación monetaria a cambio de desalojarlo para que se mudara, pero Yung-fu no quería marcharse de la casa que había habitado durante los últimos cincuenta años.

Profundamente entristecido por un desalojo que parecía inevitable, comenzó a pintar un pequeño pájaro en la fachada de su casa para no pensar en su desgracia. Poco a poco fue añadiendo otros animales, plantas y personas con unos tonos muy vivos y coloridos, y pronto el lienzo de su hogar se le quedó pequeño. Como el resto de las viviendas estaban abandonadas, se sintió libre para proseguir en ellas su obra, y también plasmó su arte sobre el asfalto de las calles de la aldea.

Así, poco a poco y con la mera intención de olvidar su infortunio, fue creando la que hoy se conoce como Rainbow Village, una colorida transformación de su aldea de toda la vida que le valió para salvar su hogar gracias a internet. Y es que en 2010 unos estudiantes universitarios de la zona descubrieron la obra pictórica de Yung-fu y tomaron algunas fotografías para subirlas a sus redes sociales, donde pronto se hicieron virales.

La fama que alcanzó la aldea del anciano hizo que el Gobierno de Taiwán decidiese convertirla en un centro cultural. Así, Yung-fu, bautizado desde ese momento como ‘abuelo arcoíris’, pudo conservar su hogar. Hoy, casi diez años después de aquello y a sus 97 años, el anciano sigue viviendo y pintando en su querida aldea. 

Veterano de guerra

El talento artístico que ha demostrado el ‘abuelo arcoíris’ para salvar su hogar contrasta con la terrible juventud que le tocó vivir. Huang Yung-fu fue soldado en las tres guerras que arrasaron China en los años cuarenta del siglo XX: la chino-japonesa, la Segunda Guerra Mundial y la guerra civil.

En esta última combatió del lado de los nacionalistas, por lo que tras la victoria de los comunistas huyó, junto con otros dos millones de chinos, a Taiwán, donde el Gobierno construyó una serie de aldeas provisionales en 1949 para alojar a los refugiados que, con el paso del tiempo, se convirtieron en definitivas.

Last modified: 21 junio, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies