Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Así salvaron los vecinos de Majadahonda el cierre de su particular ‘Cinema Paradiso’

Por: | Audiovisual, Portada

Elegir una sola escena que te pellizque el estómago en una película hecha para la nostalgia como Cinema Paradiso no es fácil. Y es que en el último tramo de la cinta de Giuseppe Tornatore cada plano, pasaje del guión y acorde del genio Morricone están hechos para sembrar en el espectador la inefable sensación de la fugacidad del tiempo que con tanta virulencia nos atenaza las entrañas. Casi al final de la película (atención, que viene spoiler), la imagen del Nuovo Cinema Paradiso abandonado y precintado, siendo derruido a los pocos segundos ante una multitud de curiosos entre los que se encuentra Salvatore ya maduro y el anciano Ciccio, su antiguo dueño, es de esas que sobrecogen el alma.  

Quizás con esta escena en el recuerdo, los vecinos de Majadahonda decidieron en 2013 salvar el cine de su municipio de las garras de la crisis para no tener que verlo venirse abajo con lágrimas en los ojos como el viejo Ciccio. Aquel año los cines del Zoco de la localidad madrileña echaron el cierre sin que los aficionados al séptimo arte majariegos pudiesen evitarlo, pese a que hicieron una recogida de firma para ello.

Tras el cierre efectivo de las salas, los vecinos crearon la asociación sin ánimo de lucro Cines Zoco Majadahonda para tratar de reabrirlos e iniciaron para ello una campaña de crowdfunding con la que recaudar la cantidad necesaria para su reapertura, 150.000 euros. En dos meses consiguieron su objetivo.

De esta forma, desde 2013 los Cines Zoco de Majadahonda son gestionados por los socios de la asociación homónima, que cambiaron el modelo de negocio que los había llevado anteriormente a la quiebra y establecieron comisiones de trabajo periódicas para decidir la programación y las diversas iniciativas y eventos que se desarrollan en sus instalaciones.

Gracias a esta iniciativa de los vecinos majariegos el cine de su localidad no sólo salvó aquel duro trance en plena crisis, sino que también ha conseguido hacerse sostenible económicamente durante seis años a precios competitivos (entre 3,5 y 7 euros la entrada). Una gestión eficiente de estos madrileños amantes del séptimo arte que se alimenta de las cuotas de los socios (100 euros anuales), la venta de entradas y el alquiler de los espacios del recinto para eventos y empresas, y que les ha permitido seguir disfrutando de su pasión por la gran pantalla en sus salas de toda la vida.

Last modified: 24 abril, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies