Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

‘Bendito sea el fruto’, las fotografías de Olivia Harris sobre el aborto

Por: | Fotografía, Portada

El derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo es una lucha controvertida aún hoy en países que alardean de su democracia y libertad. La legalización del aborto ha sacado a la calle a millones de personas en Irlanda y toda Latinoamérica, y la amenaza de revertir esas leyes ya promulgadas hicieron lo propio en algunos Estados de EEUU y en España, tanto a favor como en contra de la interrupción del embarazo.

A menudo, este debate se ha polarizado en dos bandos antagónicos y homogéneos, los provida y los proaborto, sin matices. Sin embargo, como sucede en todos los aspectos de la vida, la realidad es que en ambas posturas hay tantas variables como personas adheridas a la causa. Esas diferencias, esas sutilezas, las historias que subyacen detrás de cada uno de los participantes en esta lucha por los derechos civiles de las mujeres, era lo que la fotógrafa británica Olivia Harris quería captar.

Harris había estado trabajando en Asia para la agencia de noticias Reuters antes de abordar su proyecto sobre el aborto. Allí, la mayoría de sus reportajes versaban sobre los derechos humanos, y al volver a Londres quedó muy sorprendida al descubrir que “se estaba cometiendo una gran violación de los derechos humanos justo al nuestro lado y que nadie lo estuviese discutiendo”, explica en una entrevista para LensCulture.

Esa gran violación a la que se refiere era la restrictiva Octava Enmienda de la Constitución de Irlanda, por la que el aborto sólo estaba permitido en caso de serio riesgo para la madre, pero no cuando el embarazo había sido fruto de una violación o el feto traía malformaciones fatales. El dato clave que la llevó a tomar la cámara y comprar un billete para Dublín fue que, cada año, 3000 irlandesas se desplazaban a Reino Unido para abortar.

No obstante, Harris no quería que sus imágenes fuesen un argumento a favor del aborto, pese a que simpatizase con esta postura, sino un testimonio del controvertido debate que agitaba a la sociedad irlandesa. Por ese motivo, la fotógrafa británica se acercó a unos y otros con la misma intención, documentar su lucha y tratar de entender los motivos de ambos, aunque no los compartiese.

Para ello, creyó fundamental aproximarse a las personas que defendían ambas posturas y, en lugar de preguntarles sus motivos, convivir con ellos, conversar y fotografiarles en las situaciones que definiesen mejor su forma de pensar. Fruto de ese trabajo nació su proyecto Blessed be the fruit (‘Bendito sea el fruto’).

Blessed be the fruit

De esta manera, en las imágenes de Harris se pueden observar manifestaciones artísticas a favor del aborto y concentraciones provida, pero también situaciones familiares, íntimas y desenfadas, de una y otra parte, en la que esboza historias personales que enriquecen y dan profundidad al relato del conflicto.

Esto, además, lo hace con un estilo muy personal. En sus imágenes hace un uso intenso del flash, de modo que todo queda perfectamente iluminado y colorido en fotografías que, por ese uso de la luz, recuerdan más a lo comercial que a lo documental. Una impresión que se desvanece al observar detenidamente el profundo simbolismo de lo que representan.

En cuanto al título, los fans de la serie El cuento de la criada, de HBO, lo habrán encontrado extrañamente familiar. Y es que en esa serie, donde las mujeres están sometidas a una autoridad patriarcal y a un régimen que las menosprecia y las explota sexualmente, ‘blessed be the fruit’ es un mantra que se repite constantemente. Una curiosa casualidad, según la fotógrafa, pues ya había iniciado su trabajo cuando se comenzó a emitir, que une dos creaciones muy relacionadas.

El origen del título hay que buscarlo en la oración del Ave María, que dice “bendita eres tú entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre’, una frase que se repite varias veces en las misas católicas y que Harris escuchó mucho durante su estancia en Irlanda.

Respeto por las creencias

Con ese título la fotógrafa critica la intromisión de la Iglesia en la libertad de las mujeres, ya que la oposición más furibunda al aborto en Irlanda provenía de los más fervientes católicos. Pero, al mismo tiempo, tiende una mano al diálogo, al respeto a las creencias de unos sin socavar la capacidad de elección de otros.

“Las personas que lideraron la campaña proelección en Irlanda lo hicieron muy bien. Se dieron cuenta de que sería un error desafiar las creencias religiosas de lo otros, por lo que encuadraron el mensaje en torno a la elección: no tienes que apoyar el aborto, solo tienes que apoyar el derecho de la mujer a elegir. Confíe en ella para tomar la decisión correcta”, señala en LensCulture.

La Octava Enmienda de la Constitución de Irlanda fue derogada en diciembre de 2018. Desde entonces, las irlandesas pueden interrumpir su embarazo hasta la duodécima semana y hasta los seis meses en casos de riesgo para la vida de la mujer.

Last modified: 5 julio, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies