Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Cinco consejos para trabajar con vídeo 4K

… Y no morir en el intento. La opción de grabar a resolución 4K era algo que hasta hace bien poco sólo podían hacer aquellos profesionales con acceso a una cámara de altas prestaciones. Sin embargo, como ocurre siempre, la tecnología profesional tarda poco en dar el salto a los dispositivos de gama media y baja. Y sí, digo dispositivos y no cámaras, porque ahora también los teléfonos pueden grabar a resolución 4K. Pero no es oro todo lo que reluce en el mundo del 4K.

Hasta hace bien poco el universo de la grabación de video era algo anecdótico en lo que no estaba muy interesado. Implicaba, entre otras muchas cosas, un gasto adicional en equipo que no estaba dispuesto a asumir o justificar; el equipo fotográfico ya es caro de por sí. Sin embargo, por esta curiosidad malsana que nos pica a todos los reporteros, acabamos metiéndonos en YouTube a ver tutoriales, empezamos a leer sobre narrativa audiovisual… Y acabamos cayendo, acabamos picando y probando el video. Y tengo que decir que me gusta.

Por otro lado, trabajar a tan altas resoluciones tiene un lado oscuro, que de manera muy superficial comienza con duplicar o triplicar el volumen de los archivos generados por la cámara. En este artículo os doy unos pocos trucos que podéis aplicar sin necesidad de comprar nada y otros que requerirán de un pequeño desembolso.

Conoce tu software

La primera vez que me planteé remotamente cómo sería trabajar en video fue en 2011, y la persona que me lo metió en la cabeza tenía que pelearse con dos programas de edición que parecían instrumentos de tortura: Avid Media Composer y Sony Vegas. Estos dos editores no lineales —NLE, en sus siglas en inglés— tienen fama de quebrar la más férrea de las voluntades por ser ridículamente complejos y muy poco intuitivos. Así fue como llegué a Final Cut Pro X y a Adobe Premiere Pro.

El primero sólo está disponible para sistemas operativos de Apple y ofrece la edición y navegación más intuitiva que he visto hasta la fecha, además de gozar de una excelente fluidez gracias a que renderiza los efectos en segundo plano de manera automática y a que está pensado para exprimir al máximo los ordenadores de la manzana. Sin embargo, sus opciones de edición del color son muy limitadas sin instalar un montón de plugins y su sistema de organización de archivos es penoso.

Adobe Premiere Pro es la opción más popular a nivel profesional y tiene muy buena interacción con otras aplicaciones de la suite creativa de Adobe. Ofrece un sistema de organización impoluto y muy personalizable, y tiene algunas de las herramientas más potentes del momento para la edición de video. Los resultados obtenidos son muy buenos, pero es enloquecedoramente lento, especialmente trabajando con video de alta resolución. Aun así, yo prefiero trabajar con Premiere Pro porque me ofrece la mejor solución a mis necesidades. Explora distintas opciones y encuentra la tuya.

Trabaja con proxies

Un proxy es una copia virtual de menor peso —infinitamente menor— de tu archivo original. Al comenzar un proyecto nuevo, puedes editar sobre los archivos originales o sobre archivos proxy. Trabajar con esto últimos ayudará a tu ordenador a que las renderizaciones y la fluidez de trabajo aumente exponencialmente. Si, como en mi caso, tienes un ordenador que se queda justito para editar video, trabajar con archivos proxy solucionará gran parte del problema.

Compra discos duros adicionales

Aquí es donde es necesaria una pequeña inversión por nuestra parte. Los archivos de video, independientemente de que sean en resolución 1080p o en 4K, ocupan un volumen mucho mayor comparados con las fotografías. Mi recomendación es comprar discos de 1 terabyte, son lo bastante grandes para contener varios proyectos —no demasiado grandes—, pero no tanto como para tener la tentación de guardar el trabajo de dos años en un solo disco duro. Nunca pongas todos los huevos en la misma cesta.

Ten en cuenta los tiempos

Es un error muy común en gente que empezamos en el mundo de la edición de video. Contactamos con un cliente, damos un presupuesto y un plazo de entrega, sin contar con que un video no se exporta igual de rápido que una foto. Parece una obviedad, pero siempre acabamos metiendo la pata hasta el fondo con esto.

Aquí entra en juego tanto las prestaciones técnicas de tu ordenador como el códec que se elige para exportar el video. Para exportar un video destinado a YouTube no es necesario utilizar un códec de video que de una calidad fantástica, pero si el video está destinado a una producción de una campaña de televisión para anunciar un producto, tal vez sea buena idea usar un códec que no comprima tanto la información. Como siempre, toca experimentar con las distintas opciones, pero recordad: Un códec de baja compresión tardará mucho más que uno de alta compresión. Cuánto más es algo que determinará la potencia de tu ordenador.

No lo renderices todo de golpe

 

En mi experiencia, ir renderizando poco a poco pequeños fragmentos de nuestro proyecto es mucho más rápido y efectivo que renderizarlo todo de golpe y porrazo cuando hemos terminado nuestro montaje. Es una cuestión práctica, si lo haces poco a poco vas a saber siempre cuánto tiempo te falta para acabar, mientras que si esperas al final —que es normalmente cuando tienes la fecha de entrega cerca — corres el peligro de encontrarte con que tienes que esperar doce horas para poder tener el archivo exportado. Esto me lleva al último consejo: Antes de empezar a exportar, revisa todo varias veces para asegurarte de que todo está cómo quieres que esté. Pocas cosas fastidian más que esperar doce horas de exportación para luego darte cuenta de que no aplicaste el efecto estabilizador un clip que dura dos segundos en tu video de quince minutos.

Last modified: 12 diciembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies