Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Cristina de Middel y los astronautas africanos

Por: | De autor, Fotografía, Portada

África tuvo un programa espacial propio. En 1964, la recién independizada Zambia presentó al mundo un proyecto con el que pretendía poner en la Luna y Marte a doce de sus ciudadanos y diez gatos, un ambicioso plan con el que pretendía adelantar en la carrera por las estrellas a EEUU y la URSS. “Nuestro pensamiento está 5 o 6 años por delante del de ellos”, dijo en aquellos años el responsable de la aventura cósmica zambiana, el profesor Edward Makuka Nksola.

El proyecto, que tuvo más de propaganda que de realidad, pese a que ciertamente contó con el respaldo del Gobierno de la joven nación africana, nunca se llevó a cabo, pero su particular historia inspiró a la fotógrafa alicantina Cristina de Middel para elaborar una de las series que más éxito le ha reportado, Afronautas.

De Middel decidió convertir en realidad fotográfica el disparatado proyecto zambiano que nunca se llevó a cabo a través de su singular narrativa visual. Para ello, diseñó trajes espaciales que mezclaban la estética astronauta con telas de estampados africanos compradas en Londres y buscó localizaciones que se asemejasen a inhóspitos parajes lunares y marcianos. El resultado fue una serie llamativa en la que los ‘afronautas’ entrenan para su viaje espacial, exploran terrenos galácticos, se cruzan con formas de vida extraterrestre o chequean los sistemas informáticos de su nave espacial.

Afronautas fue el proyecto que puso en el panorama fotográfico nacional e internacional a Cristina de Middel como artista visual. Con anterioridad la fotógrafa había trabajado en prensa durante diez años, tiempo en el que se convenció a sí misma de que los periódicos no usaban todo el potencial narrativo de las instantáneas para contar historias, por lo que decidió abandonar la noticia para narrar relatos con un pie en la realidad y otro en la fantasía.

Pero la crítica al periodismo de la fotógrafa no se queda ahí. Para sus trabajos parte de la premisa de que la descripción del mundo proporcionada por los medios de comunicación es tan sesgada que reduce la comprensión de la realidad que vivimos. Quizás por eso sus proyectos siempre caminan entre la realidad y la fantasía, porque el mundo no es sólo lo que sucede, también lo que soñamos, imaginamos o fingimos.

Crítica e ironía

Por lo tanto, sus fotografías siempre tienen una carga crítica importante, que se deja sentir más o menos en función del peso que tenga en la serie su otro ingrediente estrella, la ironía. Pues si algo caracteriza los trabajos de Cristina de Middel es ese tono burlón para narrar historias tan peculiares como la de los astronautas de Zambia. Aunque siempre lo hace desde la mirada del artista para entender la belleza que hay en la extravagancia o la impostura de las historias, sin entrar a valorar la racionalidad de los hechos que las inspiran, como haría la prensa.

Esa ironía se deja sentir en series como Afronautas o Man Jayen, un proyecto este segundo en el que cuenta la historia de un grupo de adinerados británicos y alemanes que, en el siglo XIX, trataron de llegar a la isla de groenlandesa de Jan Mayen para explorarla. Los viajeros, a medio camino entre científicos y aventureros, querían estudiar el islote, pero cuando el barco en el que iban llegó a sus inmediaciones descubrieron que el buque era demasiado grande y no podían desembarcar. De regreso, decidieron parar en otra isla para falsear fotografías en la que pareciese que, realmente, habían estado en Jan Mayen.

Tomando la historia de este engaño, De Middel recrea algunas de esas fotografías y usa algunas de las originales para construir el relato de la aventura fallida de los exploradores decimonónicos.

Sin embargo, en otros proyectos como The perfect man o Cucurrucucú la fotógrafa muestra el lado más crítico de su trabajo, aunque sin perder el humor. En el primero explora el mito de la masculinidad en la India, su papel en la sociedad y su relación con la mujer, para lo que dota a sus retratados en blanco y negro de una piel azul, color que en aquella cultura simboliza la perfección y un alto grado de espiritualidad. En el segundo, investiga los diferentes lenguajes de la violencia y su relación con la fotografía a través de las imágenes de archivo el periódico sensacionalista Alerta, a las que añade cuadros de diálogo con letras de canciones rancheras sobre amor y actos pasionales.

Premio Nacional de Fotografía

Esa particular forma de narrar historias, de entremezclar realidad y fantasía y revisar la forma en la que vemos el mundo la hicieron merecedora, en 2017, del Premio Nacional de Fotografía, concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte de España.

El jurado del premio explicó entonces que le había sido concedido por “replantear los límites de la realidad en el lenguaje fotográfico al tiempo que ha innovado en el ámbito del libro de fotografía, otorgándole una nueva dimensión como obra de arte total. Ha combinado sus trabajos documentales con otros personales donde cuestiona el lenguaje y la veracidad de la fotografía como documento, y arquetipos que difuminan la frontera entre la realidad y la ficción”.

Además de este importante reconocimiento, diversos premios, libros publicados y exposiciones, Cristina de Middel también forma parte de la prestigiosa Agencia Magnum.

La historia de Cristina de Middel y sus ‘afronautas’ está recogida en el libro 50 fotografías con historia de Signo editores.

Last modified: 17 mayo, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies