Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

E-Werk Luckenwolde, el arte contemporáneo revive una antigua central eléctrica soviética

La caída del muro de Berlín tuvo innumerables consecuencias políticas, económicas y sociales para Alemania, Europa y el mundo entero. El símbolo de la división del globo en bloques antagónicos y enfrentados, del famoso telón de acero acuñado por Winston Churchill, había desaparecido tras 40 años de una guerra mundial que se libró más entre espías, científicos e ingenieros que entre soldados.

En la pequeña población de Luckenwolde, a unos 50 kilómetros al sur de Berlín, el fin de la Guerra Fría supuso el cierre de la planta termoeléctrica de más de 10.000 metros cuadrados que había dado trabajo a sus habitantes durante ocho décadas. La preocupación laboral pronto se disipó cuando todos sus trabajadores obtuvieron empleos mejor remunerados en otras actividades, pero la inquietud por la conservación del enorme edificio, de cuatro plantas y con elementos de Art Déco y Art Nouveau, ha sido una constante desde entontes al quedar completamente abandonado

Durante casi 30 años la planta eléctrica ha ido envejeciendo mal con los implacables achaques del abandono, pero ahora un grupo de artistas ha decidido darle una nueva vida y convertir sus enormes instalaciones en un centro de arte contemporáneo llamado E-Werk Luckenwolde.

El impulsor de este proyecto es Pablo Wendel, del colectivo Performance Electrics, un artista que se ha especializado en crear obras de arte en las que el elemento protagonista es la electricidad, un estilo que se denomina Kunststrom. Su idea es devolver la planta a la vida tanto para producir energía que abastezca sus creaciones y espectáculos como para alojar a artistas emergentes.

De este modo, E-Werk Luckenwolde ofrecerá exhibiciones, talleres, estudios y residencias para creadores con pocos recursos, a los que cada vez les cuesta más encontrar un lugar donde trabajar y vivir en una Berlín encarecida y superpoblada, a apenas 30 minutos en tren de la capital alemana.

En cuanto a la producción de energía, Wendel ha explicado a The Guardian el proceso de renovación de la planta para “devolver el dinosaurio a la vida” y ha especificado que la electricidad será obtenida mediante procesos que sean respetuosos con el medioambiente. “Encenderemos un cuarto de la estación en septiembre, comenzando con 40 kilovatios por hora, lo suficiente para alimentar 40 hogares, y luego aumentaremos la producción gradualmente.

E-Werk Luckenwolde abrirá sus puertas el 14 de septiembre de 2019 con un festival de música denominado Power Night, aunque el espacio de arte contemporáneo ya alberga en su seno los estudios de algunos artistas que, nada más conocer el proyecto, decidieron mudar su arte de la cara y densa Berlín a las tranquilas calles del pequeño pueblo brandeburgués.

Last modified: 12 junio, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies