Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

‘El caso Alcàsser’, un documental sobre el peligro de los juicios mediáticos

Por: | Audiovisual, Portada

La televisión es el medio más poderoso que existe. Es instantáneo, fácil de consumir y, al ser audiovisual, el que tiene más apariencia de realidad. Por eso es también uno de los más peligrosos. Hoy día, después de años de convivencia con él y tras la llegada de internet, ese poder se ha diluido un poco, pero a principios de los noventa estaba en pleno apogeo.

Quizás por eso el caso de la desaparición de tres niñas en Alcàsser en 1992, triste pero no único ni primero, se convirtió en uno de los hechos de mayor seguimiento en la historia del periodismo español. Ese interés mediático vino propiciado, en un primer momento, por los propios familiares, quienes pensaron que la atención de los medios les ayudaría a encontrar a las jóvenes. Pero, más adelante, eclosionó en una cobertura sin precedentes cuando las televisiones se dieron cuenta de las enormes audiencias que el drama les proporcionaba.

Sobre aquellos asesinatos, aún sin esclarecer del todo, versa el documental seriado El caso Alcàsser, recientemente estrenado en Netflix. Una producción que, más allá de reconstruir los hechos y el juicio del suceso, ahonda en las consecuencias sociales y mediáticas del caso con la mirada reflexiva que da el paso del tiempo.

Porque el caso Alcàsser sentó un peligroso precedente que, por desgracia, se ha venido repitiendo desde entonces, el de la intromisión de programas de televisión, periodistas y opinión pública en el desarrollo del trabajo judicial. Juicios mediáticos que socavan la autoridad de los órganos del Estado y encuentran a sus propios culpables, más con el corazón que con la cabeza.

Las cámaras estuvieron presentes desde los primeros días de las desapariciones, continuaron durante los 75 días que tardaron en aparecer los cuerpos y siguieron retransmitiéndolo todo en los años posteriores. Primero aprovecharon el drama de los familiares, con situaciones dantescas como la de reunir en un escenario a más de 30 parientes cercanos horas después de que apareciesen los cadáveres, en riguroso directo; y después dieron pábulo a investigaciones sin fundamentos, pruebas sin contrastar y teorías conspirativas que poco ayudaban a la resolución del caso, pero que alimentaban el morbo de forma extraordinaria.

La mayor virtud de El caso Alcàsser es, quizás, la de presentar esos abusos cometidos por las televisiones de forma cruda, tal y como se retransmitieron en el momento, pero uno tras otro, sin que la mediación de los días o las horas diluya la insoportable vergüenza, como sucedía entonces. Toda una terapia de choque contra el sensacionalismo y el amarillismo que muchas veces envuelve sucesos tan tristes como éste.

Por lo demás, se trata de una producción muy bien construida, que explica el caso de principio a fin con rigor, ciñéndose a los hechos contrastados y sólo mostrando las teorías como elementos del desarrollo de la historia, pero sin darles legitimidad alguna. Por ello, es también un buen documento para revisar todos los datos actualizados del caso.

Y, además, arroja otras lecturas sobre el caso Alcàsser, como el retroceso que supuso para la emancipación de la mujer. Pues en aquellos años proliferó la idea de que nada les habría pasado a Míriam, Toñi y Desirée si no hubiesen salido solas y de noche a divertirse.

Last modified: 4 julio, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies