Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

El edificio alemán que parece ondear con el viento

A lo largo de la historia han sido muchos los grandes genios que han reproducido los materiales y texturas más finos en la dura y fría piedra. El escultor que probablemente mejor supo trasladar la delicada caída de las telas a un bloque de mármol fue Gian Lorenzo Bernini, el gran maestro del arte Barroco italiano que sigue sorprendiendo a propios y extraños con la verosimilitud y profusión de detalles de sus cinceladas en obras como El rapto de Proserpina.

Siguiendo la estela de genios como Bernini, el estudio de arquitectura alemán Behet Bondzio Lin Architekten decidió embarcarse en el diseño de un edificio que, como las obras del escultor italiano, reprodujesen sobre materiales duros la naturaleza vaporosa de las más finas telas al viento.

Fotografía de Thomas Wrede

Este estudio de arquitectura había recibido el encargo de la Asociación de la Industria Textil y de Vestimenta del Noroeste de Alemania de diseñar su nueva sede en Münster, con la petición expresa de que el edificio aludiera al trabajo de la institución con la tela. De esta forma, los arquitectos de Behet Bondzio Lin Architekten decidieron personalizarlo completamente desde la misma fachada. Para ello colocaron los ladrillos exteriores en diversos ángulos a lo largo de la pared, de forma que, gracias al juego de luces y sombras, pareciese que el muro se mece como una bufanda arrastrada por el viento.

Fotografía de Thomas Wrede

Según explican los responsables del estudio de arquitectura a This is Colossal, para el diseño de la fachada de este edificio se inspiraron directamente en la estatua de Beethoven de Max Klinger del Museo de Arte de Leipzig. En ella, el compositor aparece tallado sobre un sillón y sin camisa, con un trozo de tela sobre sus rodillas que posee una caída muy natural pese a estar realizada sobre piedra.

Fotografía de Thomas Wrede

A partir de la contemplación de esa estatua, y con los conocimientos sobre arte universal que atesoraban, decidieron aceptar el reto de trasladar la naturaleza vaporosa de los textiles a su edificio, con la salvedad de que ellos no tuvieron que esculpirla sobre piedra o moldear el metal, sino pensar en la manera de combinar la disposición de los ladrillos para conseguir el efecto deseado.  

Last modified: 18 enero, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies