Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

El exhibicionismo fotográfico de Pablo Juliá

Por: | De autor, Fotografía, Portada

Para Pablo Juliá todos los fotógrafos tienen un punto de exhibicionistas, un afán por desnudar su trabajo y mostrarlo a los voyeurs fotográficos que lo deseen ver. Por eso, desde que la jubilación le deja algo de tiempo libre, el veterano reportero gráfico y exdirector del Centro Andaluz de la Fotografía ha decidido emprender una cuidada revisión de su gran archivo de imágenes, algunas de las cuales datan de los años 60, para mostrarlas al mundo a través de sus cuentas de Facebook e Instagram.

“Los fotógrafos no hacemos las fotos para meterlas en un cajón. Yo quiero que mis fotos se vean. Y un día, revisando mi archivo, decidí subir fotos poco a poco en redes sociales, porque de esa manera estás creando un grupo de gente, aunque sea pequeño, pero cualitativamente es muy significativo para mí, porque tienen interés por la fotografía”, nos señala Juliá.

Camarón de la Isla por Pablo Juliá

Las fotografías que el ex reportero de El País comparte a diario en sus muros digitales son una suerte de montaña rusa histórica, del más alto pico presente a la más lejana depresión temporal, muchas de ellas con un gran valor histórico. Así, por ejemplo, hace pocas semanas subió la imagen de un Felipe González joven, en mangas de camisa y apoyado sobre un Citroën en casa de sus padres, que data de 1968, mucho antes de que se convirtiera en el político que gobernó España y cuando, según apunta Juliá en el pie de foto, “sólo era un abogado y olía a vaca”.

Felipe González por Pablo Juliá

Además de esta llamativa fotografía del que sería presidente del Gobierno, el veterano fotógrafo está revelando un inmenso archivo con imágenes de políticos, artistas y conflictos sociales con un claro epicentro, la Andalucía de los últimos 50 años. Porque, más allá de algunos reportajes que le llevaron a diferentes partes del mundo -como Italia, China, Nepal o el Amazonas-, este fotógrafo gaditano siempre ha estado muy arraigado a su tierra y se ha convertido en un cronista gráfico de la Historia andaluza contemporánea. Así lo evidencian sus instantáneas de las principales personalidades políticas de los 80 y 90, de muchos de los grandes artistas que pasaron por el sur de la Península o de la actualidad y los conflictos que agitaron el mediodía español.

Sin embargo, Juliá se muestra crítico con su obra: “A mí en realidad mis fotos no me gustan. Lo que pasa es que con el tiempo adquieren una trascendencia que supera el que te guste o no. Mi obra me aburre, porque estoy cansado de verla, pero tiene valor histórico. Lo que no quita que, de vez en cuando, meta alguna más actual, porque hice pero también sigo haciendo fotos”.

Las instantáneas más actuales del reportero son mucho más personales, menos periodísticas, y en ellas se aprecia el gusto por lo estético sin las ataduras del rigor informativo. No obstante, Juliá lleva el periodismo en la sangre y, aunque dejase de ejercer hace más de 10 años como tal, en algunas de sus publicaciones aún se deja sentir su inclinación por lo noticioso. Así se explica que esta misma semana, tras conocerse el fallecimiento del director italiano Bernardo Bertolucci, haya compartido una de las fotografías que le hizo en Londres allá por los 80. Para publicar algo, nada como una buena percha de actualidad.

Bernardo Bertolucci por Pablo Juliá

Y es que Juliá fue fotógrafo del diario El País de 1983 a 2007, aunque ya colaboraba con el periódico desde 1979. En esos casi 30 años pasó de ser un mero colaborador a convertirse en el redactor jefe de fotografía en la delegación de Andalucía del rotativo nacional, oficina que ayudó a crear en los años 80 en Sevilla y que abandonó para hacerse cargo de la dirección del Centro Andaluz de Fotografía.

Exposición

Jornaleros a Francia por Pablo Juliá

Esta revisión de su archivo, confiesa el veterano fotógrafo, aún guarda muchas sorpresas, entre ellas que las fotografías recorran el camino inverso al que hacen ahora, del papel a lo digital, para exhibirse en una exposición de la que, por el momento, no puede dar muchos detalles. “Previsiblemente habrá una exposición física en Cádiz. Pero de momento me siento muy contento porque tengo una especie de sala virtual de exposición en redes sociales. Además, esto me crea la inquietud de tener que buscar una para cada día”, señala.

Una muestra en la que, a buen seguro, no podrán faltar algunas de sus imágenes más famosas, todas con una gran historia detrás, como la de Manuel Fraga ‘pidiendo el voto’ para el PSOE andaluz -recogida en el libro de Signo editores 50 fotografías con historia-, la de un tímido y joven Camarón cambiándose de camisa con el torso aún desnudo o esas en las que el poeta Rafael Alberti, de cana y menguante melena, disfrutaba de sus últimos años en las costas que inspiraron Marinero en tierra.

 

 

Last modified: 30 noviembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies