Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

El fútbol ya no es el deporte rey

¡Esperad! Algunos igual estarán echándose las manos a la cabeza por titular semejante barbaridad, o como mínimo estarán poniendo los ojos en blanco pensando en la clase de majadero que escribiría algo así; y aunque ni unos ni otros van mal encaminados, damas y caballeros respiren tranquilos, que no he venido a hablar de fútbol. Este, por otro lado, me sirve perfectamente como excusa para hablar del nuevo deporte rey, o vicio, en España: Sentirse ofendido y quejarse por ello.

Ayer mismo tropecé de casualidad con una noticia en la web de una conocida emisora de radio nacional en la que se hablaba del nuevo proyecto de David Simon. Para quien no conozca el nombre, David Simon fue el creador de una de las grandes obras maestras de la televisión de los últimos 25 años: The Wire. Decir que se trataba de un drama policial sería quedarse muy corto, pues la ficción ahondaba en temas como la corrupción política y empresarial, la drogadicción, la desinformación o el racismo en Estados Unidos. Sin embargo, aunque la creación de Simon marcó para muchos un antes y un después en la manera en que se hacen y se ven las series de televisión, no hemos venido a hablar de The Wire.

La causa de la nueva oleada de críticas gratuitas en ese gran patio de colegio que son las redes sociales ha sido A Dry Run, la nueva creación de David Simon. Se trata de un drama que tiene lugar durante la Guerra Civil Española, siguiendo los pasos del batallón de la compañía Abraham Lincoln para unirse a las Brigadas Internacionales, en apoyo a la Segunda República, que participaron en la cruenta Batalla del Jarama. Dado que las creaciones de Simon nunca tienen un único nivel de significado, el propio creador ha explicado que la serie hablará de “la lucha de los españoles contra el fascismo” y del “mal uso del capitalismo como baluarte del totalitarismo”.

La discusión está servida, y el incendio que ha seguido en redes sociales a estas declaraciones sorprende por el mero hecho de no ser ninguna sorpresa. Sentirse traicionado, embaucado y ofendido se ha convertido, junto a la queja gratuita, en el nuevo deporte de rey de este país. Habrá algunos que se vengan más arriba con una buena polémica —absurda— en Twitter o en Facebook que con un gol de su equipo de fútbol favorito. Si ya el motivo de disputa resulta patético, los “argumentos” que se emplean durante la misma son oro puro.

Si pasamos por alto los errores gramaticales, el argumento de “si no eres español, no puedes hablar de España” no parece muy brillante. Y esa es la cuestión, ahora nadie parece quedar libre de la acusación de haber ofendido a otra persona. Twitter dio un megáfono a la ridiculez para que pudiera expresarse en voz bien alta; aunque tampoco es que eso hiciera falta, la crítica simplona siempre ha sabido buscar las maneras de hacerse oír. Tal vez lo peor sea la consecuencia inmediata: La retractación.

Hace unos años, cuando Aaron Sorkin creó The Newsroom, una ficción que, de manera idealista, seguía los pasos de los periodistas de un programa de noticias telediario; le llovieron críticas por, supuestamente, no ser realista, no tener los pies en el suelo, y ya de paso por ser un liberal estadounidense como una catedral. ¿Cuál fue la reacción? Pedir disculpas. Y eso debería parar.

La visión de un artista o de un creador no puede, ni debe, estar supeditada a la opinión —voluble— de una masa sin rostro escondida tras el anonimato de Internet. Tampoco a la opinión —voluble— de aquellos que critican mostrando el rostro para demostrar que no tienen miedo de hacerlo. Lo cierto es que el arte, en cualquiera de sus formas, será libre o no será. Y bajo ningún concepto debería ir seguido de una disculpa.

Last modified: 12 abril, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies