Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

El Gobierno cubano se posiciona en contra del arte independiente

Tras varios casos de acoso a distintos artistas, tanto nacionales como internacionales, la #00Bienal de La Habana continúa celebrándose estos días sin previsión de finalizar antes de lo programado. El festival, que comenzó el pasado día 5 de mayo, ha sufrido alteraciones de lugar y fecha, pero ni siquiera el hostigamiento por parte del Gobierno de Cuba ha logrado que la comunidad creativa cubana se haya quedado sin su bienal.

Bajo el lema “En cada estudio, una bienal”, artistas procedentes de todo el mundo —y de Cuba, evidentemente— han sacado adelante su proyecto para celebrar una bienal de arte como no se había conocido en Cuba hasta ahora. Y desde su anuncio oficial, el evento no ha estado carente de polémica.

Bajo el pretexto de los daños causados por el huracán Irma, el gobierno decidió en un primer momento posponer la bienal para noviembre de este año 2018, y más tarde volvió a posponer para el 2019. Ante esta situación, un colectivo de artistas, encabezados por el cubano Luís Manuel Otero, decidió poner en marcha su propio festival de arte, el primero de su clase, al margen de las instituciones oficiales, que dependen del Gobierno. Financiado a través de una campaña de crowdfunding, la #00Bienal de La Habana se ha convertido en el primer festival de arte disidente en Cuba.

La Bienal comenzó su ciclo de actividades el pasado 5 de mayo

“La Bienal no es del Estado, sino de los artistas” —aseguraba Otero a la revista cultural El Toque, tras un comunicado de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) llamando “personas inescrupulosas” a los organizadores del festival. El propio Ministerio de Cultura llegó a reunirse con las principales galerías y centros de cultura y arte de La Habana para advertir de que habría consecuencias si se permitía que Otero y los suyos expusieran en ellas. “La apatía ha sido del Estado. Nosotros queríamos inclusión y ellos nos excluyeron”, dice el artista.

Con la total desconexión de las instituciones, esta nueva bienal se ha convertido en un refugio para el arte disidente, con nombres como el de Tania Bruguera, que ya ha sido detenida en varias ocasiones por intentar ejercer el derecho a expresarse libremente. Los arrestos comenzaron el pasado mes de noviembre, a lo que siguió un comunicado del Registro Cubano de Artistas, un organismo dependiente del Ministerio de Cultura, en el que se advertía a los artistas que la participación en este festival podía amenazar su licencia para trabajar como artistas acreditados. Yendo un paso más allá, la oficina de inmigración habría —presuntamente— contactado con varios artistas internacionales que pensaban asistir a la bienal para advertirles de que sus visados no les permiten participar en eventos culturales, según un email enviado a la web Artnet News.

Multitud de artistas locales y extranjeros se han unido a la primera Bienal organizada sin ayuda del Gobierno

“No me arrepiento de mis actos —ha asegurado Otero—, estoy dispuesto a cualquier cosa para defender el arte, que es en lo que creo y por lo que pondría mi vida en peligro”. Tanto Luis Manuel Otero como el resto de participantes han negado que la #00Bienal se trate de un movimiento político o antigubernamental, insistiendo en que los artistas solo querían compartir su trabajo y en que apoyarán la bienal oficial organizada por el Estado.

Last modified: 13 noviembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies