Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

El Goya de Honor al cine fantástico y de terror

Por: | Audiovisual Portada, Portada

Provocar pesadillas no suele ser una ocupación muy popular, y mucho menos digna de reconocimiento y elogio. Quizás por eso el Goya de Honor de 2019 sea más especial si cabe que el de otros años, porque reconoce la trayectoria de un creador de suspense y terror inigualable, pionero y tal vez poco conocido para el gran público, Narciso ‘Chicho’ Ibáñez Serrador, uno de los grandes precursores del género en España.

Sus cintas y programas de televisión, entre los que se encuentra el popular Historias para no dormir de los años sesenta, abrieron las puertas del terror en el audiovisual español y servirían de inspiración a muchos de los grandes directores nacionales de la actualidad, como Álex de la Iglesia, Alejandro Amenábar o Antonio Bayona. Precisamente este último ha sido el encargado de dirigir una pieza-homenaje que se proyectará en la entrega del galardón al veterano guionista y director, en la que Bayona ha recreado el decorado del programa Mis terrores favoritos, de Televisión Española, en el que Ibáñez Serrador presentaba una película de terror escogida por él.

A ‘Chicho’ Ibañez Serrador el mundo del espectáculo le corre por las venas. Su padre, Narciso Ibáñez, era director de teatro y su madre, Pepita Serrador, actriz. Él español y ella argentina, el pequeño ‘Chicho’ nació uruguayo, puesto que vino al mundo en Montevideo mientras sus padres recorrían toda América Latina en sus giras teatrales. Así, el flamante Goya de Honor creció entre escenarios y bambalinas, un mundo que le atraparía sin remedio de por vida.

En 1943, a los 8 años, ‘Chicho’ Ibáñez Serrador tuvo su primera aparición profesional en una película, como doblador. El pequeño fue el encargado de poner voz al conejo Tambor de la película Bambi en el doblaje original de la cinta de Disney. Cuatro años después, en 1947, regresó a España y comenzó a colaborar con la compañía de teatro de su madre, con la que debutó como actor en 1951.

Sin embargo, a Ibáñez Serrador lo que de verdad le gustaba era crear historias y llevarlas al audiovisual mediante la dirección. Durante la década de los cincuenta escribió numerosas obras radiofónicas, teatrales y televisivas junto a su padre que tuvieron gran éxito en Argentina, país al que se marchó en 1957. Allí, de nuevo en la América Latina de su madre, entró en contacto con el suspense y el terror del que quedaría prendado y que, más adelante, traería de forma magistral a los cines y televisores de España.

Con una maleta cargada de trabajos exitosos en Argentina, en 1963 volvió a cruzar el Atlántico para presentarse en los estudios de Televisión Española, donde supieron apreciar el talento que atesoraba y le ofrecieron trabajo. Así empezó una relación duradera y fructífera entre ‘Chicho’ Ibáñez Serrador y TVE que modernizaría el audiovisual de nuestro país con series como Mañana puede ser verdad, La historia de Saint Michel o la ya comentada Historias para no dormir.

Pero la pequeña pantalla solo sería la primera toma de contacto de Ibáñez Serrador y sus innovadoras ideas con el audiovisual español, puesto que más adelante plasmaría toda la esencia del género fantástico y de terror en el séptimo arte con títulos como La residencia (1969) o ¿Quién puede matar a un niño? (1976), de los que fue guionista y director.

Aunque sus mayores éxitos fueron en el cine y la televisión, donde encontró un terreno abonado en el que floreciese su talento para la ciencia ficción y el terror, ‘Chicho’ Ibáñez Serrador es un creador polifacético, y entre sus trabajos también destacan cuidadas adaptaciones literarias al teatro y al audiovisual, así como biografías de personajes célebres, y la creación de novelas radiofónicas y obras teatrales.

Toda una vida dedicada a la creación y a entretener y sobrecoger al espectador que ha hecho que la Junta Directiva de la Academia el Cine haya decidido reconocer a este cineasta, realizador de televisión, guionista, director teatral y actor con el Goya de Honor de 2019, “por ser un creador de pesadillas único y original, abrir el camino a toda una generación de cineastas españoles, que siempre han reconocido su influencia, y por su contribución al género fantástico, de suspense y terror”, según explicaron los académicos del cine al anunciar al ganador del galardón honorífico de este año.

Last modified: 4 febrero, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies