Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

“Kodachrome” y el romanticismo del cine sobre fotógrafos

Como fotógrafo, me encantan las películas sobre fotógrafos. La habré visto todas o casi todas. Resulta difícil resistirse al romanticismo del que estos filmes suelen hacer gala. Siempre, o casi siempre, ambientadas en los años dorados de la profesión —que para una persona de mi generación son cualquier tiempo pasado— muestran al fotógrafo inmerso en la ejecución del trabajo más bonito del mundo. Ahora Netflix prepara el estreno de una película que promete una buena dosis de todos esos clichés que los fotógrafos adoramos en las películas sobre fotógrafos.

Viaje de carretera por Estados Unidos en un descapotable, un veterano fotógrafo con la voz quebrada, una bolsa de lona, una Leica, carretes de Kodachrome y un Ed Harris con sombrero que recuerda bastante a David Alan Harvey. A 15 días de su estreno en la popular plataforma de vídeo bajo demanda, ya estoy amando esta película. Kodachrome parece estar realizada para satisfacer a los fotógrafos y a público generalista por igual, ofreciendo al mismo tiempo una historia prometedora con un gran reparto y todos los fetiches que nos gustan a aquellos que nos dedicamos al oficio de la cámara oscura. Incluso el tráiler del filme cierra con un último verso de su canción que dice “I remember better days”.

La película, que se estrena el próximo 20 de abril y presenta la historia de Ed Harris, aparentemente “uno de los fotógrafos vivos más grandes”, en su viaje a Parsons, Kansas, donde espera revelar sus últimos rollos de Kodachrome antes de que el laboratorio cierre para siempre. El hecho de tener una enfermedad terminal no hace sino añadir una mayor urgencia al viaje y abre la puerta a una de esas travesías en las que la introspección y la reflexión sobre una vida de decisiones tomadas se encuentran con un último intento de redención.

Acompañando a Ed Harris, están Jason Sudeikis —su hijo, que no se habla con su padre desde hace diez años— y Elizabeth Olsen —la enfermera de Harris. Los tres cruzaron el país desde Nueva York hasta Kansas, y durante el camino aprovecharán para poner las cosas en orden, tener momentos intensos y disparar alguna fotografía. Porque, en caso de que alguien se lo esté preguntando, la respuesta es sí: La carretera es otro de los grandes fetiches del fotógrafo.

Last modified: 26 noviembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies