Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Mamoru Hosoda

Mamoru Hosoda, el maestro del anime que “falló” dos veces al Estudio Ghibli

Por: | Audiovisual Portada, Portada

Los caminos hacia el éxito son inescrutables. En la actualidad, el director y animador Mamoru Hosoda (Tokoyama, 1967) es uno de los rostros más reputados del anime japonés, con películas de gran calidad y varios premios de prestigio a sus espaldas. Un reconocimiento que le ha llegado tras serios reveses en su carrera profesional que bien podrían haber sido definitivos.

Y es que Mamoru Hosoda, decidió hacerse animador tras quedar deslumbrado en su infancia por la obra del legendario Hayao Miyazaki. Pero tuvo que reponerse de dos amargas experiencias con la empresa de sus sueños, el Estudio Ghibli, para prosperar en el universo del anime japonés.

La primera experiencia contrariada con el Estudio Ghibli le llegó bastante joven, cuando, tras salir de la universidad, decidió solicitar un trabajo en el gigante del anime, puesto para el que fue rechazado. Hosoda se tomó aquel revés con filosofía, ya que era consciente de la dificultad para acceder a un empleo en uno de los estudios más reputados del mundo. Además, como comenta en un programa emitido en la cadena japonesa NHK, se sintió halagado por la carta de rechazo, en la que se le alentaba a perseverar en su sueño, firmada por el propio Miyazaki.

Con el manuscrito de rechazo y aliento de su héroe de la infancia bajo el brazo, Mamoru Hosoda comenzó a dar pasos en su carrera como animador en el estudio Toei, donde trabajó en la creación y dirección de series y películas. Tras varios años desarrollando con bastante acierto proyectos en esta empresa, su buen hacer le granjeó una segunda oportunidad con el Estudio Ghibli: recibió una llamada para dirigir el largometraje El castillo ambulante.

El Castillo ambulante

Aquella nueva oportunidad en el estudio de sus sueños, y bajo la atenta mirada de Miyazaki, supuso para el director japonés tal inyección de autoestima que fracasó de sobredosis. Hosoda trabajó durante ocho meses en la adaptación del guión de la novela original de El castillo ambulante, sin éxito. “Tenía demasiada confianza en mí mismo. Pensándolo bien ahora, podría haber pedido consejo a Miyazaki o Takahata, pero no lo hice”, reconoce el animador en la televisión nipona. La falta de avances en su trabajo hizo que Ghibli prescindiera de sus servicios y encomendará la película al propio Miyazaki.

Tras esta segunda experiencia, Hosoda sintió que “había fallado (al Estudio Ghibli) dos veces”, según reconoció a la revista Dazed. Sin embargo, lejos de dejar que esos contratiempos hiciesen mella en su determinación, se embarcó en otros proyectos que, poco a poco, le encaminaron hacia la senda del éxito.

La chica que saltaba a través del tiempo

Tras varios años trabajando en series de televisión, una nueva oportunidad surgió en su horizonte: dirigir La chica que saltaba a través del tiempo. Un largometraje que marcaría el inicio de una exitosa serie de películas del animador japonés y con el que al fin sacó a relucir todo su talento. A esta película, que obtuvo el Tokyo Anime Awards a la ‘Mejor animación del año’ en 2007, le seguirían otros éxitos como Summer Wars, Los niños lobo, El niño y la bestia y la recién estrenada Mirai.

Last modified: 22 octubre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies