Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

El mutoscopio: precursor de la magia del cine

No muchos que no hayan estudiado comunicación audiovisual, o asistido a una escuela de cine, o tengan algún tipo de formación relativa a la cinematografía habrán oído hablar acerca del mutoscopio. No es para menos, tampoco es que se encuentren en cualquier centro comercial; pero los hay que quieren cambiar esto. Recientemente se realizó una campaña de financiación en Kickstarter para devolver el mutoscopio a la vida. Los mecanismos más complejos y las piezas metálicas se han reemplazado por soluciones más asequibles.

¿Alguien se acuerda del zoótropo? Aquel ingenioso artefacto, creado en 1834 por el matemático inglés William George Horner, consistía en una serie de imágenes dispuestas en el interior de un objeto cilíndrico. Sirviéndote de unas estrechas ranuras en el propio cilindro, y haciendo girar el objeto sobre un eje central a determinada velocidad, se podía ver cómo las imágenes de su interior cobraban vida en forma de animación. Si bien fue patentado en 1834, se cree que los orígenes de la idea se remontan a un cuenco de más de 5.000 años hallado en Irán, en el que el artista había dibujado una serie de imágenes que, si se hubiera hecho girar el cuenco rápidamente, se habrían convertido en animación.

Más tarde, pero sin movernos de siglo, en 1894 se patenta el mutoscopio. El concepto es muy parecido: Un cilindro central agrupa 850 tarjetas con las imágenes de la animación, lo que da al espectador alrededor de un minuto de visionado; todo ello metido dentro de una caja y con un visor a través del cual el espectador podría disfrutar de la magia de la imagen en movimiento. Avanzando en el tiempo, llegamos al año 2004, cuando un estadounidense llamado Joe Freedman desarrolla un artilugio bautizado como Retroscope, una versión en pequeño del original inventado en 1894.

 

Freedman, haciendo equipo con una animadora de Minnesota —Anna Taberko—, puso en marcha una campaña de crowdfunding para crear una versión más avanzado de su modelo presentado en 2004. El original solo tenía espacio para almacenar 36 cartas en el interior de la caja, mientras que el nuevo podría almacenar hasta 60 gracias a la tecnología de impresión tridimensional, que le permitió refinar el diseño del cilindro central.

La campaña se financió con éxito y se puede consultar en la web de Kickstarter, donde encontrarás videos del making of y muestras de las animaciones.

Last modified: 15 marzo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies