Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Santiago Borja, fotógrafo de tormentas desde el aire

Por: | De autor, Fotografía, Portada

La naturaleza esconde fenómenos de una belleza sobrecogedora. A veces estos se muestran por sorpresa ante unos pocos afortunados, otras se repiten puntualmente para deleite de los que deseen contemplarlos, en muchas ocasiones hay que perseguirlos para poder disfrutar de ellos. A esto último se dedican muchos de los fotógrafos que tratan de captar con sus objetivos la hermosura de la fauna salvaje, la exuberancia de la flora o la grandiosidad de paisajes de ensueño.

Para conseguir capturar estas potentes imágenes entran en juego tanto la ubicación como la destreza del fotógrafo, así como la paciencia de éste para activar el obturador de su cámara en el momento exacto en el que la naturaleza muestre toda su belleza en un instante efímero. Algo que sabe muy bien Santiago Borja, bautizado por muchos como ‘El piloto de tormentas’. Este aviador ecuatoriano se ha hecho célebre por tomar impactantes instantáneas de tormentas nocturnas desde la cabina de los aviones en los que trabaja, unas imágenes que le han valido innumerables reconocimientos. “Empecé como todo el mundo, con una cámara haciendo fotografías a todo a mi alrededor. Más tarde me di cuenta de que tengo un lugar privilegiado para observar tormentas desde un punto de vista único. Fue entonces cuando me entró la curiosidad por saber si era posible hacerles fotos y de qué forma lograría retratarlas”, nos explica Borja.

El piloto señala que entre sus compañeros de profesión es muy habitual tomar fotografías de los fenómenos atmosféricos que se dan ante sus ojos a miles de pies de altura, pero explica que pocos lo habían hecho con una cámara profesional. Hasta que llegó él. Un día tomó su vieja réflex de rollo y comenzó a disparar en los descansos de los vuelos en los que trabajaba hasta empezar a conseguir las imágenes que hoy le han hecho célebre. “Tengo dos momentos con mucha frecuencia que me permiten hacer fotos. El primero es cuando viajo como deadhead, es decir, como pasajero cuando mi vuelo sale de otra ciudad. En estas ocasiones podemos viajar en la cabina durante todo el trayecto en los asientos de observador, que son los que están detrás de los pilotos y tienen ventanas muy grandes y cómodas para tomar fotografías. El otro es mi turno de descanso cuando los vuelos son largos, ya que vamos cuatro pilotos y nos vamos turnando”, cuenta Borja.

Para conseguir estas imágenes, ‘El piloto de tormentas’ ha tenido que ir perfeccionando su técnica a lo largo de los años. Y es que no es nada fácil conseguir capturar instantáneas de esta naturaleza, que exigen una exposición de varios segundos por la baja luminosidad de la noche, en un medio de transporte que se mueve a 800 km/hora. “Me di cuenta de que aunque la foto dure varios segundos, es la luz la que determina la duración de la exposición. Y la luz de un rayo es como un flash, de forma que la fotografía vendría a ser corta aunque el obturador se abre durante mucho tiempo. Sin rayo, mis fotografías saldrían negras o muy oscuras”, explica.

La dificultad de fotografiar fenómenos naturales

Pese al éxito que ha logrado a la hora de capturar tormentas nocturnas, Santiago Borja subraya la dificultad de plasmar en fotografías la magnitud y la belleza de muchos fenómenos naturales que aún se le resisten. “La escala, por ejemplo, es algo que me resulta muy difícil de capturar con la cámara. Hay líneas de tormenta que en una fotografía no resultan muy interesantes pero que, en realidad, tienen más de 100 kilómetros de longitud. También he visto varios fenómenos muy interesantes de los que he podido capturar muy pocos, como el ‘Fuego de San Telmo’, que se da cuando la carga eléctrica atmosférica es muy alta y pequeñas descargas como rayos nacen en el extremo inferior del parabrisas y se ramifican hacia arriba en una milésima de segundo”, señala.

Las impactantes imágenes que Santiago Borja ha logrado a lo largo de estos años han cosechado grandes éxitos más allá de las redes sociales donde comenzaron a hacerse virales. El piloto ha conseguido que sus fotografías se publiquen en medios de la relevancia de The Washington Post o National Geographic y ha sido galardonado con el National Geographic Nature Photographer of the Year y el Sony World Photography Awards por Ecuador en la categoría de premios nacionales, así como menciones honoríficas en IPA, Paris Photo Awards y Tokyo International Photo Awards.

Además, Borja ha publicado un libro en el que recopila sus mejores fotografías denominado The Storm Pilot. “Este libro recoge mis mejores trabajos a lo largo de todos mis viajes en estos últimos tres años. Contiene una introducción y varios textos en tres idiomas: alemán, inglés y francés. En esta primera edición los textos no son nada técnicos y solamente explican al lector qué es una tormenta, cómo se forman y algunas particularidades de estos fenómenos, para darle más contexto a las fotografías”, explica ‘El piloto de tormentas’.

Last modified: 8 enero, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies