Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Aproximación a la esencia fotográfica: Siente, ve, dispara

Por: | Fotografía, Portada

Muchas veces nos perdemos en los detalles, casi siempre pequeños, de los que importan poco; o nos obsesionamos con la composición, o con la exposición perfecta, o con clavar el enfoque en los ojos, que es donde dice la teoría que hay que enfocar siempre en los retratos. Sin embargo, ¿es imperativo que todos los aspectos técnicos tengan que estar ajustados con precisión milimétrica? Me gustaría hablar hoy de esa obsesión que a veces nos posee de querer que todo esté perfecto y de cómo, en realidad, deberíamos poner más atención en el momento.

Cuando empezamos en este bello oficio que es la fotografía, nos da vueltas la cabeza con las partes más técnicas de hacer una fotografía: Si quiero que entre más luz en el sensor pero no quiero abrir el diafragma para conservar la profundidad de campo, entonces tengo que bajar la velocidad de obturación…  En definitiva, pensamos demasiado en lo que no deberíamos pensar, y descuidamos la parte de la fotografía que de verdad es importante: La historia que cuenta la foto, el mensaje que queremos transmitir con ella, la intencionalidad… Queremos disparar con la cabeza cuando tendríamos que estar disparando con el corazón.

A mi me ocurre muy a menudo, y es imposible evitar las comparaciones, al fin y al cabo el césped siempre crece más verde en el jardín de al lado. No consigo ese estilo que tanto me gusta y que este otro fotógrafo domina a la perfección. Ponemos demasiado empeño en ser tan buen como otro fotógrafo, en lugar de ponerlo en ser tan buenos como nosotros mismos queramos y podamos ser. Luego está el tema de la calidad versus la cantidad, esa noción falsa de que hay que disparar muchísimas fotos para luego tener donde seleccionar. Es cierto que, cuando se empieza, hay que disparar mucho para coger soltura, conocer la cámara y conocer tus preferencias a la hora de encarar una imagen; pero luego hay que poder ser capaces de desechar ese gatillo fácil y parar, mirar y ser capaces de ver.

A nivel personal, descubrí que volver a los orígenes del medio ayuda mucho, olvidar la tecnología digital y volver a la película. Uno realmente nota cómo todo el proceso se ralentiza y se es más consciente de que, si se quiere capturar algo, se tiene que ser capaz de pensar menos y mirar más. Al principio cuesta mucho, pero al poco de empezar a adoptar esta filosofía de trabajo, se empiezan a ver los frutos.

Last modified: 25 enero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies