Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

Tres consejos para trabajar los ángulos de tus retratos

Por: | Portada

De entre todos los géneros fotográficos, el retrato es probablemente uno de los más importantes y el género que todo fotógrafo profesional debería dominar. No suelen darse encargos para fotografiar paisajes o puestas de sol en la costa muy a menudo, pero las revistas están continuamente asignando encargos de retrato editorial a sus fotógrafos. El retrato es, al fin y a cabo, la manera definitiva de representar a una persona. Sin embargo, no siempre es sencillo encontrar el ángulo perfecto, que en fotografía de retratos podría definirse como “aquel que satisface mejor la visión del fotógrafo sobre su sujeto”. Veamos algunos consejos para trabajar estos ángulos.

No hay regla de oro, como no hay un ángulo perfecto

Cada persona tiene rasgos distintos. La forma de la cara, el tamaño de los ojos y la distancia entre ellos, el corte de pelo, el tono de piel o la expresividad del sujeto… Todo esto influye a la hora de realizar un retrato, e introduce tal número de variables que resulta imposible hablar de un ángulo que sea perfecto para cualquier retrato. Es una buena idea tomarse un tiempo largo antes de cada sesión para conocer un poco a la persona que vas a retratar, ver cómo reacciona a distintos estímulos y estudiar ligeramente su fisionomía.

Trabaja de fuera hacia dentro

La gente suele sentirse intimidada delante de una cámara. Salvo que sea una actriz o un modelo con experiencia, las personas que retratemos actuarán con timidez durante toda la sesión si no ayudamos a que se sientan más cómodos. Por otro lado, cuando tenemos la cámara en la mano, es recomendable ser metódicos y estar relajados. Con vistas a contribuir a la tranquilidad de la que hablamos, trabajar de fuera hacia dentro suele ser de gran ayuda. Comienza por un retrato de cuerpo entero, o quizás un plano americano, algo que permita al sujeto utilizar el cuerpo y las extremidades para conseguir una posición de confianza.

El ángulo “poderoso”

¿Alguno recuerda la película “School of Rock”? Había una escena en la que Jack Black le enseñaba a uno de sus estudiantes cómo adoptar la “pose de poder” durante un concierto. En la fotografía de retratos hay algo parecido, que consiste en disparar con un ángulo contrapicado. Funciona muy bien cuando tienes a un modelo masculino, por ejemplo. Utilizando un gran angular, con una distancia focal de veinticuatro milímetros, y haciendo que cruce los brazos sobre el pecho, podemos obtener una imagen que rezume poder y potencia, especialmente porque el gran angular hará que los antebrazos parezcan realmente grandes y musculosos.

Consejo extra: Atención a los perfiles y primeros planos

Por esto es necesario estudiar un poco la fisionomía facial del sujeto, porque además te ayudará a saber qué rasgos de si mismos encuentran más embarazosos. Todos tenemos cosas que no nos gustan de nuestros rasgos faciales, y un perfil o un primer plano los podrían revelar todos. Actúa con tacto y habla siempre con tu sujeto, para ver cuales son los ángulos que le producen más inseguridad.

Last modified: 17 julio, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies