Please select featured categories (for ticker) in theme admin panel. You can select as much categories as you want.

El trío ganador de Netflix para diciembre (III): Mindhunter

Este mes de diciembre viene cargado de cosas buenas, pero si eres de los que no juega a la lotería o de los que se han portado suficientemente mal este año como para no esperar una visita de Papá Noel, contén las lágrimas porque aun te quedan varias razones para amar este mes de diciembre. La plataforma de vídeo bajo demanda Netflix te ofrece una carta inmensa de novedades, de las cuales cabe a destacar tres de sus producciones originales. Esta semana en Signo editores Numen te traemos la guinda del trío ganador de Netflix para este mes de diciembre, “Mindhunter”.

La semana pasada ya hablamos de Bright, el largometraje de acción dirigido por David Ayer y protagonizado por Will Smith y Joel Hedgerton, una película que se mete de manera poco convencional en la lacra del racismo en la sociedad estadounidense. Sin embargo, para esta última entrega de “El trío ganador de Netflix para diciembre” traemos algo más convencional… Por decirlo de algún modo. Volvemos a Estados Unidos, pero retrocedemos cuatro décadas hasta el año 1977, en una historia basada en la novela homónima de John E. Douglas y Mark Olshaker, y dirigida —entre otros— por David Fincher.

MINDHUNTER

Mindhunter nos presenta a dos agentes del Federal Bureau of Investigation (FBI) de la aún jovencísima Unidad de la Ciencia del Comportamiento, una rama de la agencia destinada al estudio de la psique criminal y a la elaboración de perfiles psicológicos. Como se explica en la serie, fue esta unidad la que acuñó el concepto de asesino en serie.

Llama la atención la elección del elenco principal, pues de los tres personajes sólo Anna Torv (Dra. Wendy Carr, en la ficción) ha disfrutado con anterioridad de un papel protagonista. Lo hizo en Fringe: Al Límite, aquella serie con aroma a Expediente X creada por J. J. Abrams en 2008. Los otros dos protagonistas de Mindhunter están interpretados por Holt McCallany (Agente Especial Bill Tench), uno de esos actores secundarios que siempre vemos en el papel de gángster o matón (recientemente interpretó a un ladrón en The Justice League); y por Jonathan Groff (Agente Especial Holden Ford), un actor prácticamente desconocido que tuvo un papel recurrente en la exitosa Glee y que también dobló al personaje de Kristoff en la película de Disney Forzen.

De estos tres actores, el que sin duda se roba todas y cada una de las escenas en las que aparece es Holt McCallany. Probablemente sea él quien más me ha sorprendido a lo largo de los diez episodios que dura esta primera temporada. Un veterano agente del FBI a quien los altos mandos han tenido siempre ninguneado por pertenecer a una rama de la agencia que nadie toma en serio. Es la aparición del agente Holden Ford lo que desencadena —lentamente— la progresión Bill Tench, el cambio que revela la complejidad de carácter de este personaje. Personalmente, ver a Holt McCallany en escena ha sido como una adicción en esta serie, siempre se queda uno con ganas de más.

Por el contrario, el personaje del agente Holden Ford se me antojó completamente plano, casi detestable en algunas ocasiones. Completamente fascinado por el funcionamiento de las mentes más oscuras y depravadas del plantel de asesinos en serie que desfila por la serie, su personaje —tengo la sensación— de que sólo queda definido por el interés que suscitan sus antagonistas, que en este caso son los criminales a los que se enfrenta.

Probablemente sean estos criminales la otra gran baza de la ficción de Netflix, pues tengo que reconocer que aunque me parecían espeluznantes, sus monólogos eran totalmente absorbentes. Los guionistas y directores han sabido mantener muy bien la tensión durante estas escenas, que pueden llegar a durar diez minutos, pero que no dan la sensación de ser excesivamente largas y hacen que estés agarrado con fuerza al borde del sofá y con el corazón en un puño todo el rato.

Mindhunter no es para cualquier público, es una producción muy dura y visceral, con escenas que más de una vez erizarán la piel del espectador, pero su dominio de cinematografía y la naturalidad con la que ofrecen un desenlace inesperado —muy atentos a la primera escena del primer episodio— han convertido a esta serie en una de mis favoritas de todo 2017.

Last modified: 28 diciembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies